.: FUNDACIÓN :.

¿QUÉ ACCIONES DEBEMOS PLANEAR PARA MITIGAR LOS EFECTOS DE EL FENÓMENO DEL NIÑO?

Foto. El Ing. Fernando Patiño COMPARTIENDO EXPERIENCIAS SOBRE la presencia del fenómeno de  El Niño.

 

La producción agrícola depende fundamentalmente del clima,  puesto que la ausencia de lluvias por periodos prolongados, ocurrencia de temperaturas extremas, granizadas y vientos huracanados, pueden conducir a una pérdida total de las cosechas, de nuestros agricultores.

El comportamiento errático del clima, se ve afectado más aun con la presencia del Fenómeno del Niño, que ocurre cada 3 a 6 años, provocando intensas lluvias en el trópico y sequías extremas en el altiplano, valles y chaco de Bolivia.

 

Foto. Datos satelitales sobre el desplazamiento del fenómeno.

Con el objetivo de que el personal técnico de PROINPA conozca el origen y los efectos de este fenómeno especialmente en nuestro país, el Ing. Fernando Patiño brindó una charla denominada “Fenómeno del Niño: Antecedentes y perspectivas en Bolivia”, en la sala de conferencias del Bloque 1.

 

La presentación generó un extraordinario debate entre los asistentes, sobre las futuras acciones que PROINPA debe proyectar, para mitigar los efectos de este fenómeno, sobre la agricultura (que los pronósticos señalan, como similares o mayores al Niño de los años 1997-1998), en sus áreas de trabajo.

La siembra de variedades precoces, el manejo de épocas y densidades de siembra, y el mapeo de riesgos a factores tales como helada y sequía, constituyen acciones iniciales que pueden implementarse en coordinación con instancias municipales. Además, la difusión de información sobre éste fenómeno, a nivel municipal y comunal, podrían generar nuevas alternativas (producto de la interacción entre el saber local y la ciencia), para contribuir en atenuar los efectos del Niño 2015-2016, cuyos efectos  podrían sentirse con mayor intensidad entre noviembre de 2015 y enero de 2016.

Información adicional